Archivo del blog

jueves, 19 de agosto de 2010

Corriendo tras el bus

Sí, me pillé el dedo con la puerta de la nevera de un chino.
Y todo con las prisas de ver el autobús pasar por delante de tus narices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario