Archivo del blog

lunes, 17 de enero de 2011

Alicia, Chocolatinas Wonka y Benítez


Quizás por desgana, quizás porque es lunes –y desgana y lunes, a tercera hora de la mañana, en clase de AutoCad, no son buena combinación-, quizás movido por curiosear un poco las visitar y los comentarios del blog –que aunque pocos, reconforta el saber que hay alguien que te lee y se interese aunque sea lo más mínimo-… Bueno, sea por lo que sea –incluso por la insistencia de Victor, que insiste en que escriba algo de él-, estoy escribiendo esta entrada que no tiene nada que ver con lo que tenía planeado escribir, para qué mentiros.



Yo pensaba, desde un principio, dedicar la entrada de hoy a hablar sobre la lógica ilógica de los libros como Alicia en el País de las Maravillas y de cómo nos sentimos muchas veces como parte de su mundo, lleno de Gatos que hablan, Conejos Blancos que llegan tarde y de Reinas de Corazones con la cabeza del tamaño de... bueno, aquí que cada uno adjunte lo que crea que es más grande –y no, Victor, no te dejo que pongas aquí nada referente a tus genitales, que te conozco-.

Pero la verdad es que en lo que realmente creo que me asemejo a Alicia y a otros personajes de literatura surrealista –tales como Willy Wonka, ese excéntrico chocolatero que hacía cosas extrañas con niños en una fábrica llena de Oompa Loompas- es en mi incapacidad de planear las cosas, ese saber de antemano que lo que planeas no va a salir como tú esperas porque a la realidad le gusta darte bofetadas en la cara y, el no contar con el factor de lo imprevisto, de lo azaroso, siempre es mala carta para jugar en el Poker –bueno, o mejor digo Criquet, que si no la Reina me corta la cabeza-.



Así que aquí estoy, quizás por desgana, quizás porque es lunes –y desgana y lunes, a tercera hora de la mañana, en clase de AutoCad, no son buena combinación, pero aquí estoy, escribiendo una entrada sin pies ni cabeza, como el mundo de Alicia en el País de las Maravillas, del cual yo no iba a hablar al final, pero bueno. Pero quizás eso es lo divertido, ¿no? Que no todo sale como lo planeas, incluso cuando no lo planeas.

Por cierto, Victor, que en el fondo te tengo aprecio, aunque no te lo creas –porque me pico a lo bestia, pero eso es con todos-. ¿Estás contento? Ya tienes un poco de entrada para ti también.

PD: Y a las ‘Believers’ (Me niego a destrozar el inglés sólo porque a vosotras os salga de la carpeta llena de flujo vaginal), ¡que os peten!
PD2: Sí, esto ha sido un By The Face en toda regla, pero es que no sólo van a petar a los ‘Anti-Biebers’, ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario