Archivo del blog

domingo, 17 de abril de 2011

Not like the movies

Llevo casi tres meses sin haber escrito nada en este blog, este marco con el cual se suponía que pretendía llegar a todos aquellos que, bien por h (interés) o bien por b (locura/trastorno bipolar), abriesen en algún momento la dirección del blog y se pusieran a curiosear a ver qué se cruza por la mente de este pirado. 

Y me he dado cuenta, con el paso de las semanas, que quizás el tener un blog implica una dedicación que no puedo prestarle en estos momentos todos los días, que no puedo hacer como en las películas y sentarme delante del ordenador para escribir todos los días una entrada acerca de lo maravillosa que es la vida o lo cruel que es el universo porque mi amor prohibido no me corresponde. Así como tampoco puedo encontrar todos los días mil videos de 'Believers' (sigo negándome a destrozar el inglés) y ponerlos a parir por aquí para disfrute de todos aquellos curiosos lectores que, dándose cuenta de eso, se metieron aquí y le dieron al blog la friolera de casi 200 y pico visitas en cuestión de 2 o 3 días.

Pero también es cierto que el blog es mi ventana al mundo, la manera perfecta de gritar y decir que todo esto es lo que me pasa por haber nacido en Málaga, por haber nacido en el 1993, por haber nacido con mis gustos y mis particularidades, y por haber nacido en el seno de una familia que decidió llamarme Miguel. Pretendo ser escritor, y seré escritor frustrado, como una gran masa de escritores que nunca llegaremos a nada y que siempre tendremos historias en el cajón que nunca verán la luz porque no apostarán por nosotros. Pero es que mi vida es escribir, no hay más.

Estoy metido en un bachillerato de tecnología, sabiendo de siempre que he sido más un chico ''de arte'' que otra cosa, que me gusta pintar, escribir, cantar -mal, pero cantar- y hacer locuras artísticas. Aun así, habrá que apechugar, poner esfuerzo y empeño y seguramente, algún día, consiga que todo esto tenga sus frutos. Mientras tanto, hasta que las cosas se vuelvan maravillosas, como en las películas, pues... seguiré siendo Heras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario